Destacamos

Billete de ida y vuelta en Ferraz

OPINIÓN

attachmentAún resuenan los ecos de la ya manida Conferencia Política socialista de la era Rubalcaba: “Hemos vuelto, ¡el PSOE ha vuelto!”, una declaración precipitada y sin contar con las consecuencias del vuelco electoral en las europeas que ha desembocado en una especie de consulta a la militancia tras dejarlo todo atado y bien atado la todopoderosa Susana Díaz para el sustituto de Rubalcaba, todo sea para contentar las supuestas ansias democráticas de la militancia del puño y la rosa.

Ya dijo un célebre hispanista que quien no conoce su historia está condenado a repetir los errores y eso parece estar pasando en Ferraz tras la supuesta renovación socialista, con un nuevo líder cuya trayectoria oficial pretende confirmar su “pureza política” pero no la realidad de un partido que busca aún en el vagar del desierto sus señas de identidad. Aquellos estandartes que llenaban pabellones y autobuses en la tan reivindicada ‘Era González’, pero ahora, perdidos, buscan como locos sus siglas en la sopa de letras de nuestro espectro político. Ya sea enarbolando la bandera de la República, machacando a los banqueros y a la vez estrechando lazos con ellos en el insigne Cortijo Andaluz o apoyando en la sombra la independencia de Cataluña, la mezcla perfecta para poner en entredicho una falta de liderazgo y proyección nacional en el PSOE, que sigue hundido pero anclado a la todopoderosa federación andaluza que resiste después del embiste pepero, aportando munición a la “nueva” guardia heredera de Rubalcaba.

Pedro-Sanchez-Susana-Diaz-Ferraz_MDSVID20140714_0057_37La “nueva” guardia socialista se revuelve ahora contra la recuperación económica, obviando que España sale adelante con paso firme, liderando el crecimiento en Europa, las exportaciones, y la puesta en marcha de reformas que encauzan el pozo oscuro e incierto de Zapatero a la esperanza y la ilusión, un tránsito que debe ser la principal baza electoral de Génova para poder transmitir a los españoles que los efectos positivos del largo túnel se están viendo, a pesar de las continuas adversidades a las que el PP debe enfrentarse dentro y fuera. Estamos en un momento crucial, con una izquierda desnortada en busca de alianzas y un PSOE que busca su preferencia con “el chico de Caja Madrid”, premiando los escollos generados por nacionalistas, negando los esfuerzos de millones de españoles y culpando a Moncloa de la recuperación económica. Un escenario en el que los socialistas intentan desvirtuar el efecto de las reformas desde el feudo que aupó a Pedro Sánchez a través de recursos al Constitucional, verdaderos antídotos para atribuirse la heredera de Griñán “la guerra por Andalucía”, una comunidad receptora de más de 20.000 millones de euros que le manda el Gobierno “diabólico” de Madrid para abrir hospitales, colegios y encender las luces en San Telmo. Es decir, el engranaje perfecto orquestado por la madrina Susana para que el ahijado Sánchez juegue las cartas en Madrid.

sanchez-rubalcaba-zapatero--644x520La suma de la era Zapatero, la etapa Rubalcaba con el correspondiente batacazo electoral en las europeas y la recuperación económica está acorralando a un partido que ya ha perdido todas sus siglas pero busca ahora con su “nuevo líder”, al estilo Zapatero, ilusionar a la masa de votantes perdida. En definitiva, un billete de ida y vuelta que garantice la visibilidad mediática de Ferraz.

Anuncios
Acerca de Paco Barroso (8 Artículos)
Director-Colaborador de La Voz de la Crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s