Destacamos

A esa inmensa minoría

OPINIÓN

FOTO-PLAZA-DE-TOROSLos intentos de la izquierda española para maximizar sus pufos panfletarios hacen que los que nos sentimos profundamente comprometidos con un proyecto liberal y moderado tengamos que regocijarnos en esa “inmensa minoría”, tan laureada por el Nobel onubense. Un estatus en el que a veces la orfandad nos invade por las continuas provocaciones de una izquierda trasnochada, carente de proyecto nacional, esparcida tras las europeas y el desistimiento de los de Ferraz  como si fuera una balsa de aceite. Una balsa que tras un análisis exhaustivo de sus componentes contiene, entre otros, bastiones importados desde el otro lado del charco que despiertan una profunda admiración en la izquierda española, a pesar de la persecución y la alergia democrática en esos lares.

El objetivo de esa izquierda trasnochada no es otro que coartar la libertad de una inmensa minoría que elige democráticamente a sus representantes políticos y fue esa elección lo que en su día hizo que España liderara en primer lugar un cambio político, y ahora en segundo lugar tras las europeas, aunque con menor respaldo, lidera la consolidación de una recuperación económica que comienza a caminar. Así, España gracias a los esfuerzos de todos empieza a salir de la travesía por el desierto y con el aval también de esa inmensa minoría que de forma responsable calla, aguantando el chaparrón como puede tras un vagar incierto y perpetrado por parte de los mismos gestores que en su día negaron la crisis económica y hoy rechazan e incluso aborrecen la recuperación económica.

En contra de aquellos que abominan los esfuerzos de los españoles, tenemos que ofrecer un proyecto renovado a la inmensa minoría DEMOCRÁTICA formada por hombres y mujeres, que pisoteados  por la izquierda española trabajan a destajo y quieren volver a ver a nuestro país liderando el crecimiento. Tenemos que acercarle un proyecto moderado, enseñarle la utilidad de la política en nuestros municipios, hacerles partícipe de la democracia, ¡que es posible cambiar las cosas! En definitiva, ¡que podemos elegir a nuestros alcaldes de manera directa!, sin interferencias de aquéllos que convierten los votos de los ciudadanos en plataformas para así llegar a puestos bien remunerados. La clave está en el municipalismo, empezar desde abajo, desde la calle porque como diría el fundador del primer partido de España, “¡La calle es nuestra!”.

No dejemos que las mayorías que legítimamente se consiguen en nuestro país se traduzcan en minorías porque los de la rosa o la hoz y el martillo amedranten o se inventen eso de la “mayoría social”, porque en estos momentos, y aunque las masas mediáticas intenten ocultarlo, los proyectos moderados y el centro ganan terreno en España en detrimento de una alternativa de gobierno fiable, con un gran potencial humano para llevar a cabo un auténtico cambio en las instituciones y en nuestra sociedad. No dejemos que nos coman nuestro terreno, cambiemos los errores del pasado por soluciones y la desilusión por esperanza. Reivindiquemos el centro, ¡a esa inmensa minoría!

Anuncios
Acerca de Paco Barroso (8 Artículos)
Director-Colaborador de La Voz de la Crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s