Destacamos

¡A por el Centro!

OPINIÓN

23516233725_93330b2d7a_oVamos a elevar a la categoría política de normal, lo que a nivel de calle es plenamente normal”, con esta frase aparecía un joven Adolfo Suárez en su primer discurso televisivo, encarnando a una nueva generación de políticos que supo adaptarse a las necesidades que los tiempos precisaban tras una cruenta y radical espiral. Entonces el contexto social era incierto pero la capacidad de Suárez encauzó por la vía pacífica y dialogando una “paz civil” que aunó a todo el espectro político para secundar la reconciliación de las dos Españas simbolizada en nuestra Carta Magna.

13Los “ingenieros” de la Transición supieron unir sus fuerzas para instaurar un régimen democrático, de libertades y derechos, que hoy 35 años después tiene abierto frentes que desafían la unidad e integridad de nuestra nación por parte de formaciones políticas que secundaron y votaron por un frente democrático que ahora desechan. Todo empañado de un radicalismo impropio y parece que imperecedero, aflorando identidades, enturbiando el cariz democrático con una deriva que atesora secesión, inconsistencia, violencia y tempestades. Un escenario que emula el espíritu revanchista anterior a la firma de nuestra democracia con unos protagonistas que tiñen de intransigencia y radicalidad la realidad de la calle para resurgir de sus cenizas o sacar de nuevo la artillería con el objetivo de dilapidar el compromiso que con sangre, sudor y lágrimas construyeron aquellos célebres ingenieros, nuestros padres, nuestros abuelos, en definitiva el Pueblo Español. Por ello, no debemos bajar la guardia ante la deriva y el giro radical a “la hoz y el martillo”, al “puño y a la rosa” con espinas, a los nacionalismos excluyentes, unos giros que atentan contra los principios de los cimientos construidos por el legado de Suárez, el hombre que supo aunar la izquierda y la derecha catapultando los intereses partidistas desde el centro político, ahora desierto. Sin transitar ya, pero vital ante la incertidumbre y desvaríos de determinadas castas políticas que han monopolizado el debate parlamentario poniendo zancadillas, creando cismas territoriales e hipotecando la vida los españoles que esperan con ansias la España de las oportunidades que se vuelve a tejer desde Génova.

Pero no por ello podemos dejar atrás la renovación de nuestro compromiso político, los ciudadanos pedimos hace dos años un cambio y es hora de reafirmar nuestro centro reformista, aquel que dio vida a nuestra Carta Magna, aquel proyecto desechado por socialistas y comunistas, anclados en el pasado. Nosotros debemos mirar al futuro, de frente, sin miedos, con la cabeza alta, con un proyecto político renovado, aprovechando así la llegada del barco a puerto para no quedarnos anclados en estructuras anquilosadas que contradicen la palabra de muchos españoles, únicos depositarios del centro político tras la ‘espantá’ de la izquierda hacia el fundamentalismo liderado por marcas blancas. El centro es vital para el Partido Popular y el PP vital para un centro que vaga incólume por el espectro político a la espera de un testigo fiel y receptor del ideario que dio vida a la España democrática. ¡Arrimemos el centro mucho más a las filas de Génova!

Como dijo Suárez en aquella primera intervención televisiva: es urgente que nos apresuremos a escuchar la voz real del pueblo que la tiene (…), “sin renunciar a ninguna de nuestras convicciones iniciemos la senda racional de hacer posible el entendimiento por las vías pacíficas”. Los ciudadanos como decía el expresidente “nos pide sinceramente que acomodemos el derecho a la realidad que hagamos posible la paz civil por el camino de un diálogo, que sólo se podrá entablar con todo el pluralismo social dentro de las instituciones representativas”. Nosotros no podemos renunciar al legado de Suárez, ni traicionar nuestros valores constitucionales que propiciaron el concordato que vio nacer a nuestra joven democracia y que dio unidad a España, ni cercenar las libertades individuales y colectivas. Adaptémonos a los nuevos tiempos, a la savia nueva, y no permitamos dejar el centro deshabitado porque juntos somos más fuertes, ¡REFORMEMOS EL PRESENTE PARA GARANTIZAR NUESTRO FUTURO! ¡A POR EL CENTRO!

Anuncios
Acerca de Paco Barroso (8 Artículos)
Director-Colaborador de La Voz de la Crítica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s